¿Cómo evitar comer por aburrimiento?

como evitar comer por aburrimiento

Cuando hago charlas de nutrición, suelo preguntar a los asistentes: ¿porque comes cuando no tienes hambre? en general, se quedan callados un rato y la primera persona que habla dice: por ansiedad, parece una respuesta automática y seguidamente hay alguien que comenta: por aburrimiento.

El aburrimiento es una emoción, que esta relacionada muchas veces con la ansiedad y nos lleva comer más e inclusive más desordenado. Si no somos conscientes de que necesita nuestro cuerpo y muchas veces nuestro corazón, comemos para llenar vacíos. A veces es para distraernos, otras para mantener nuestra boca o manos ocupadas.

Sin embargo, debes de observar sí esta forma de comer por aburrimiento, puede estar asociado algún estado de debilidad o cansancio, que asociamos con el tiempo libre y queremos llenar esto con comida, en vez de darnos el permiso de parar. Ahora bien, solo tú lo puedes saber, así que te invito a escucharte.

¿Cómo evitar comer por aburrimiento?

  • Toma consciencia de qué te aburre. Primero debes saber en qué lugar sueles comer más por aburrimiento: en tu casa, en el trabajo, en el coche, cuando tienes que esperar a tus hijos en una actividad extra escolar, cuando vas a casa de tus padres. Todos estos son ejemplos, pero detectar donde surge esta emoción es la clave para saber ¿qué es lo que te aburre?
  • A veces, no es el lugar en sí, si no el tipo de comida. En ese caso tienes que hacer una lista de aquellas comidas que te comes porque «son buenas» pero te aburren un montón. Y si consideras que quieres seguir comiéndolas para seguir alimentándote bien y ganar salud, busca nuevas formas de cocinarlas o de condimentarlas, de tal manera que sean más apetecibles para ti.
  • Observa si tienes sueño. A el cerebro le cuesta mucho identificar el sueño del hambre. Así los bebes cuando son pequeños no saben muy bien si comer o dormir. Pues nosotros, aún siendo adultos, omitimos las señales de cansancio y el cerebro las detecta como hambre. Así que, si tienes sueño a las 6 o 7 de la tarde y sabes que no puedes dormir, cierra tus ojos unos 3 minutos y respira, concéntrate solo en como entra y sale el aire de tu vientre. Este simple hecho te repondrá y podrás continuar tu faena, sin necesidad de comer.
  • Sal a dar un paseo. Si estas aburrida no hay nada que disfrute más nuestro cerebro que salir a caminar. Solo 20 minutos que te des una vuelta, es suficiente para cambiar tu estado y ganar bienestar.
  • Cuando comas solo come. Si has leído mis artículos verás que esta es una ley para todo. Si has revisado todo lo anterior y aún así decides comer, tómate el tiempo necesario para preparar lo que vas a comer en un plato, decide no solo lo que vas a comer, si no cuánto vas comer. Siéntate en la cocina y come de forma lenta y pausada, disfrutando cada bocado.
comer por aburrimiento

Pregúntate que te divierte y te distrae que no sea comer. Puedes beber agua fría en vez de comer y evita el azúcar y los alimentos muy procesados, la comida basura en general fomenta el comportamiento perezoso.

 

 

5 preguntas poderosas para mejorar tu vida

5 preguntas poderosas para mejorar tu vida

Hay momentos en la vida donde nos encontramos paralizados. Es una sensación extraña, como si la vida pasa y se mueve, mientras tu sientes que solo observas y que no te mueves porque no sabes muy bien hacia donde hacerlo, sin embargo tienes la certeza de no querer estar ahí.

En esos casos es importante que te dediques a crear otra realidad en la que tú estás donde quieres estas, en otras palabras, que utilices ese tiempo para crear tu futuro.

Y para ello te propongo trabajar con preguntas poderosas. Las preguntas son una palanca para el cambio. Te llevan de la inconsciencia a la consciencia, de la ausencia a la presencia absoluta, de la observación a la acción. No se trata de tener buenas preguntas, si no de tener preguntas adecuadas.

Las respuestas a tus preguntas no son tan importantes como el pensamiento que van a generar en ti. Mientras lo hagas descubrirás, que la pregunta es la respuesta en sí.

Cuando formulas una pregunta poderosa, empiezas a trabajar en lo que no sabes y el éxito depende más de lo que no sabes que de lo que sabes.

Einstein afirmó que a las preguntas adecuadas le siguen respuestas acertadas.

Te doy a continuación una batería de preguntas abiertas. Mi propuesta es que las escribas en un papel y que no trates de conseguir una respuesta inmediata. Deja que tus preguntas te acompañen durante días, hasta que la respuesta venga a ti sin estrés, de forma natural.

Preguntas poderosas:

  • ¿Qué es lo que quiero realmente?
  • ¿Qué es importante para mi en estos momentos?
  • ¿Qué cosa que si pasara, cambiaría mi vida?
  • ¿Qué haría con gusto el resto de mi vida?
  • ¿Qué haría si no tuviera ningún temor a fracasar?

Recuerda que ninguna de estas preguntas es más adecuada que otra, lo que único que pretendemos con este ejercicio es que te las preguntas «te toquen» y de esa manera señalen un lugar desde donde trabajar, para ir a ese sitio que no sabes donde es, pero que te esta esperando.

Siempre puedes contactarme y preguntarme un poco más sobre mis artículos, te atenderé con gusto

Trastorno por atracón. Causas y síntomas

Trastorno por atracon Causas y síntomas

Quería empezar este artículo comentando que picoteo y atracón son cosas muy diferentes. El trastorno por atracón, tiene síntomas muy claros, mientras que el picoteo puede ser más difícil de determinar como un trastorno, hablaré de ello en siguientes artículos.

El Dr. en Psiquiatría Albert Stunkard (1959), fue el primero en hablar del concepto de trastorno por atracón, sin embargo, no fue hasta que la Asociación Americana de Psiquiatría, lo define como: «la ingesta que se hace en un periodo de tiempo, de una cantidad de alimentos superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas»

Síntomas del trastorno de alimentación:

  • Comer muy rápido
  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno
  • Comer mucho, aunque no se tenga hambre
  • Comer en soledad
  • Sentir un profundo sentimiento de culpa al terminar la ingesta

Hablamos claramente de una «perdida de control» y desconexión total de los sentimientos reales, para conectar con una culpa constante.

Ahora bien, la pregunta más importante es: ¿siempre que haya un atracón hay una patología? la respuesta es NO. Para cumplir el diagnostico de trastorno de atracón, se deben de cumplir las características anteriores y se suman una más: que estos episodios se hagan mínimo 1 vez por semana en el transcurso de tres meses.

Puede ser que, sin cumplir las características anteriores, hayas presentado periodos de atracones o de ingesta compulsiva. Sin embargo, el malestar psicológico como remordimiento y/o culpa, son igualmente importante haya o no trastorno. Por ello es muy importante que descubras cual es tu relación con la comida, comprender que te ocurre habitualmente y trabajar para gestionarte con ella y que la comida no te controle.

Observa con curiosidad y sin juicio si tu comer es compulsivo o impulsivo. Para ello tienes que estar atenta a lo que acontece antes de la ingesta. Si con la ingesta intentas borrar emociones o pensamientos que te preocupan, es una comida compulsiva. Si, por el contrario, la ingesta no esta asociada a nada de estas emociones, es un comer impulsivo, mucho más complicado de frenar, debido a que no hay una deliberación previa detallada.

Lo más importante no es cómo sea tu relación con la comida, lo importante es cómo la estas viviendo. Si te sientes agotada mentalmente de luchar contra esto, haciendo miles de dietas e intentos frustrados de dejar de funcionar así e intentar una y otra vez perder peso, tienes que buscar ayuda para salir de ese bucle que no sabes donde empieza y donde termina.

Contacta conmigo y consigue una primera visita gratuita

¿Qué esconde tu sobrepeso?

que esconde tu sobrepeso

Te has parado a pensar alguna vez ¿qué esconde tu sobrepeso?. Cuando no tenemos la figura que deseamos nos solemos culpar, mensajes como: «No tengo fuerza de voluntad» «No puedo comer bien porque mi trabajo no me deja» «Estoy gorda porque no tengo tiempo de hacer ejercicio» «Mi problema es que no me gusta la comida saludable». Esas frases las escucho una y otra vez en consulta. Todas ellas son la excusa a ver más dentro, a investigar un poco más para llegar a lo que realmente esconde el sobrepeso.

¿Puede existir un mensaje oculto detrás de tu sobrepeso?. Si has intentado una y otra vez bajar de peso y terminas rindiéndote e incluso recuperas el peso y algo más, cabe la posibilidad que que tu cuerpo necesite el exceso de peso para algo y por eso se resista al cambio.

El sobrepeso y su intención positiva

¿Has pensado que el síntoma del sobrepeso puede ser el mejor recurso que tu cerebro ha encontrado como solución a un conflicto no superado, que ha atentado en algún momento contra tú supervivencia? Cuando el sobrepeso está cumpliendo «una función» y no eres consciente de ello, sabotearás una y otra vez tus avances, porque tendrás un conflicto interno entre tus creencias inconscientes y tu objetivo consciente de bajar de peso.

Si algún profesional sanitario te mencionen que si no bajas de peso es porque no quieres o porque no tienes fuerza de voluntad, quiero que pienses que tú no tienes la culpa de comer como comes, esta situación no la estás eligiendo tú, debido a que para elegir se necesita consciencia y como te dije antes, esto es un proceso adquirido de creencias inconscientes.

Mientras no atiendas esta necesidad inconsciente, seguirás encontrando pretextos y excusas para comer sano y adelgazar.

«Hay que entender la enfermedad como una oportunidad de crecimiento»

Julia González Soria

El sobrepeso como barrera de protección

Esa grasa que has ido creando con el tiempo, se ha convertido en un muro metafórico, es una barrera que impide que te traspase cualquier daño que llegue fuera, sobre todo el emocional. Esta barrera que te has creado es una moneda de doble cara, te protege de lo malo, pero también impide que te llegue el contacto, el cariño, la ternura, el amor.

A su vez esto te impide conectar con contigo misma y te dificulta la conexión con los demás. Te impide abrirte para poder desnudar el alma y así poder trabajar en lo profundo del sobrepeso, indagando en tu subconsciente más profundo y te lleva a quedarte solo en la superficialidad de «una dieta»

Cuando las mujeres han sufrido de maltrato o han estado con parejas tóxicas durante un tiempo, ganan sobrepeso, para ser más fuertes, para protegerse, para tener más fuerza. Cuando terminan esa relación se les hace complicado bajar de peso, porque tienen miedo. Han creado un muro protector que les impide volver a confiar y se niegan a un nuevo contacto intimo.

Como vez, de nada sirve hacer «una dieta para adelgazar» puesto que la grasa esta cumpliendo una función de supervivencia y protección.

Por estos motivos se torna indispensable atender la raíz real del sobrepeso. Entrar en profundidad e indagar cuál es tú caso. Cuando atendemos las experiencias pasadas, podemos cerrar capitulo y reforzar la autoestima y seguridad para seguir adelante y el sobrepeso ya no tendrá razón de ser.

«Todo lo que no se atiende, tarde o temprano reaparece»

¿Por qué tu dieta no funciona?

Por qué tu dieta no funciona

En este artículo aprenderás ¿por qué tu dieta no funciona?. Diferentes estudios demuestran que la mujeres han estado por lo menos una vez en su vida a dieta, de echo sostienen que la mayoría de las mujeres, pasan más de 25 años a dieta ¿te has parado a pensar en eso? un 10% mínimo de tu vida, lo pasarás a dieta, haciendo algo que en definitiva no funciona, porque lo tienes que hacer una y otra vez. Desde 1980 hasta el 2014 ha subido en un 35% la taza de sobrepeso y obesidad en la población mundial.

¿Por qué tu dieta no funciona?

Proteína siempre. Esta comprobado que una deficiencia de proteína debilita nuestro organismo, así que estimula una sensación de hambre, lo que supone un mayor deseo de tomar alimentos de energía rápida y alto nivel calórico. Recuerda que la proteína es el alimento que cubre nuestros músculos y cuándo estos no están nutridos, hay más sensación de hambre.

Tu cuerpo se muere de hambre. Recuerda que tu cerebro no distingue lo real de lo imaginario, así que es igual que hayas decidido comer menos para adelgazar o que estes perdido en una isla desierta. Tu cerebro no va quemar y se aferrará a la grasa, porque cree que tiene que guardar energía porque le estás dando menos calorías y cree que no le vas a volver a dar, así que por si acaso, quema menos y guarda más.

No te sobra grasa, te falta grasa. Todas las dietas limitan el consumo de grasa, debido a que es el alimento que contiene más calorías, un gramo de grasa contiene nueve calorías, más del doble de las proteínas e hidratos de carbono. Las dietas comerciales, no distinguen entre las grasas buenas, indispensable para el funcionamiento de nuestro cerebro, para conservar nuestro sistema cardiovascular sano, nutrir tus células y regular hormonas. Si tienes una deficiencia, tendrás inhabilidad para perder peso.

Conócete y escucha tu cuerpo. Limitar nuestros apetito natural, contar caloría o porciones y además ignorar lo que tu cuerpo necesita, es sumamente estresante. El miedo a engordar otra vez, delimitar alimentos permitidos y prohibidos y comer con culpa o la culpa después de comer, produce estrés y cuando el cuerpo entra en estrés, almacena grasa y para de desarrollar músculo.

Ya no tienes la misma figura. Cuando hacemos dieta lo primero que perdemos es agua corporal, luego músculo y de ultimo grasa, eso lo logramos porque comemos menos. Lo contrario sería bajar de peso haciendo ejercicio cardiovascular y de tonificación, donde bajaríamos de peso por la perdida de grasa y tendríamos compensación de peso por el peso de la tonificación del músculo. Entonces, volviendo al primer caso: bajar de peso perdiendo agua, músculo y grasa, en ese orden. El efecto que produce en el cuerpo de menos volumen es por la perdida de grasa y músculo.

Cuando por fin dejas la dieta que tanto te torturaba y empiezas a comer como si no hubiera un mañana o simplemente, de forma normal, tu cuerpo engordará por grasa (no por músculo) lo que significa que ocuparas más espacio, porque 100g de grasa ocupa lo mismo que 10g de músculo. Así que esa dieta te puede haber funcionado, pero a la larga tu dieta no funciona.

Si mi dieta no funciona ¿qué puedo hacer?

Lo primero que tienes que hacer es cambiar tu forma de relacionarte con la comida, dejar de pensar en calorías y porciones y dejar de darle vueltas a la cabeza con qué te adelgaza y qué te engorda y empezar a pensar en ti, en cuidarte y respetarte. Hazte esta pregunta: ¿qué me nutre? ¿qué alimentos me dan lo que yo realmente necesito? ¿cuáles son esos alimentos que verdaderamente necesita?

Ahora te preguntarás ¿cuáles son esos alimentos que me ayudan a mí? y la respuesta es observarte, tú eres la única que puede saber aquellos alimentos que te sientan bien.

Ahora bien, si quieres soltar la mentalidad dieta, conectar con tu cuerpo y aprender a darle los alimentos que verdaderamente necesitan con un sistema para toda la vida, contacta conmigo, te ofrezco una primera consulta totalmente gratuita, para que me cuentes tu caso en particular y te diga como te puedo ayudar.

Mis 8 trucos para no engordar este verano

Mis 8 trucos para no engordar este verano

Seguro que te ha pasado por la mente que no quieres tirar por la borda todo lo que has conseguido hasta ahora con respecto a tu peso, salud y figura corporal. Es por eso que te voy a dar mis 8 trucos para no engordar este verano. Si los sigues te prometo que conseguirás mantenerte en forma e inclusive perder algún que otro kilo.

Mis 8 trucos para no engordar este verano:

  1. Más verduras y menos animales. Las verduras nos aportan grandes beneficios a nuestro organismo, como vitaminas minerales, pre-bioticos, fibra y sobre todo hidratación y saciedad. La proteína animal también nos aporta saciedad, pero en esta época del año, puede causar pesadez. Comer más verdura te ayudará a sentirte ligera, saciada y sumar menos calorías.
  2. Bebe agua en ayunas y durante el día. Según la universidad de Harvard, la base de una buena hidratación radica en beber agua a demanda y de forma pausada y continuada. Vale más beber sorbos de agua y mantenerlos en la boca un rato antes de tragar, que beber litros de forma acelerada. Si quieres que tu estómago se hidrate y limpie cada mañana antes de desayunar, bebe uno o dos vasos de agua en ayunas. Aquí te explico cómo.
  3. Cuando comas, solo come. Has escuchado que comer despacio adelgaza, pues es verdad y cuando comes despacio estás presente en el momento de comer. Cuando quieras comer un alimento, el que sea, pregúntate en plena presencia ¿este alimento que voy a comer, me cerca o me aleja de mi objetivo de cuidarme? y una vez respondido, si respondes afirmativamente, decide cuánto vas a comer, siéntate en la cocina y come con consciencia. No te distraigas con el móvil, o la tele o un libro. No te vayas del presente, del disfrute al 100% de ese alimento.
  4. Ojos que no ven. ¿Quién crees que va comer más helado aquel que pasa cada día por delante de una heladería o aquel que tiene helado en el congelador? No es una pregunta con trampa. Esta comprobado que una persona que tiene en su casa o sitio de trabajo la tentación de ese alimento que le gusta, tendrá 10 veces más posibilidades de caer en la tentación que aquel que no lo tiene. Si no compras este alimento que tanto te pierde y que te parece irresistible y solo lo dejas para momentos especiales, sumaras menos calorías y más salud a tu dieta.
  5. Ensaladas a la italiana. No te dejes engañar, una ensalada césar puede llegar a tener el doble o triple de calorías que un plato con arroz, pollo y judías, por ejemplo. Así cuando tomes ensalada, adoba siempre con una pizca de sal, un toque de vinagre de manzana y aceite de oliva virgen. Algún día, como excepción utiliza algún vinagre de módena, para cambiar el sabor, pero huye de las salsas americanas, como: césar, ranchera, yogurt, etc. Aquí te dejo una receta muy sencilla y diferente para hacer este verano.
  6. Coche no, gracias. Aprovecha a caminar todo lo que puedas. Aprovecha estos días eternos para dar paseos por la tarde, a la fresca. Aprovecha la playa para caminar por la orilla, mientras te bronceas. Aprovecha los paseos por las montañas e inclusive los días de rebajas para andar, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.
  7. Es hora de la merienda. Saltar la merienda implica pasar un largo tiempo sin comer alimentos, lo cual reduce los nutrientes en sangre y los sustratos de energía para cerebro y otros órganos. Además, se incrementan las señales de hambre llegando con un nivel elevado a la cena. Aprovecha esta época del año para tomar frutas de merienda, la sandía, el melón y la piña son una excelente opción.
  8. Lee las etiquetas. En esta época del año cuesta mucho cocinar, por lo menos a mí. Las altas temperaturas hacen que solo pienses en cosas muy frescas y rápidas. Así, puede pasar que tiremos mano de algunos alimentos que ya están listos para comer, como legumbres, atún, salmón e inclusive embutidos que nosotros consideramos «sanos» (por cierto, no hay ningún embutido saludable) y muchas veces caemos en la trampa del jamón york o el pavo. Yo te invito a que leas las etiquetas, muchas cosas que salen allí no las vas a entender, pero seguro que el segundo o tercer ingrediente si sabes que es: azúcar, en cualquiera de sus formas, azúcar normal, invertido o de caña,  todos son azúcar.

Y si…

Cuantas veces nos quedamos atrapados en un «Y si…» no soy capaz, y si no llego, y si me enfermo, y si no puedo hacerlo como los demás…

Nos acostumbramos a vivir en la zona de confort, porque allí nos sentimos seguros, porque allí sentimos que controlamos nuestro presente y nuestro futuro, sin embargo, cuando por necesidad, o cuando simplemente la vida, te saca de esa zona sin pedirte permiso, nos empezamos a sentir perdidos, empequeñecidos ante el cambio, atormentados generalmente por pensamientos como: «no hay salida, no soy capaz de salir de esto, todo lo malo me pasa a mi, no he nacido para ser feliz»

Se ha demostrado con técnicas de radioimunoensayo y neuroimagen, que cuando nos hablamos esa manera la sangre se llena de cortisol y el cerebro de glutamato, produciendo muerte neuronal. Esto nos produce distorsión en los pensamientos, lentitud y confusión en la toma de decisiones, cambio de humor e irritabilidad, bloqueos mentales y además, paraliza nuestro sistema digestivo, ocasionando múltiples patologías como: dispepsias, úlceras, inflamación intestinal: colón irritable, diverticulitis, intolerancias alimenticias. También bloquea nuestro sistema inmune, ataca los leucocitos, los glóbulos rojos y disminuye los telómeros.

Por el contrario, cuando somos capaces de afrontar estos cambios, inclusive a pesar del miedo a lo desconocido, esta demostrado que en nuestro cuerpo se empiezan a activar genes rápidos en menos en 4 horas. Aparecen nuevas conexiones neuronales y comparten más información de coherencia cerebral, nos convertimos en seres más inteligentes. Las células madres empiezan a emigrar hacia el hipocampo, que es el centro que controla el miedo, segregando dopamina, la hormona de la confianza y la motivación. Se desarrolla la neurogéneis (aprender más de prisa) y aumenta el riego sanguíneo en el área pre-frontal del cerebro, acto seguido empiezas a pensar con más claridad y te vuelves más rápido en la toma de decisiones.

Por eso es tan importante que salgas de tu zona de confort. Pregúntate: «¿Cuál es el paso más pequeño que me atrevo a dar ahora, fuera de mi zona de confort?» Empezar a buscar un trabajo que te guste más, empezar hacer algún cambio de hábito saludables como hacer un paseo cada tarde, o comer más verdura, por ejemplo. Cualquier paso por pequeño que sea te hará ver tu coraje y tus talentos para afrontar la vida y te sentirás motivado hacer más cambios.

Cuando despertamos energías dormidas y descubrimos la grandeza que hay dentro de cada uno de nosotros, es cuando nuestro cerebro y nuestro corazón encuentran coherencia y empiezas a sentir la verdadera dicha de estar vivo.

Gracias…

Gracias es el estado final de recibir.

Dar las gracias te conecta con aquello que es, esté o no manifestado en este momento, dando las gracias abres paso para que se haga presente.

La gratitud es un estado de vibración alta, tan alta como el amor. Dar las gracias es abrirse a nuevas posibilidades.

Cuando tengas un proyecto, un objetivo, una meta, observa lo que quieres y da gracias cada día por ello, como si ya lo hubieses recibido.

Gracias

Gracias por mi vida…

Gracias por mis planes, mi ilusión, mi entusiasmo

Gracias por mis antepasados, por mis ancestros, por todos y cada uno de los que forman mi árbol familiar

Gracias por mi familia, la que hemos construido mi marido y yo a base de constancia y mucho amor

Gracias por la intuición, por la conexión y la vida en consciencia plena

Gracias por mi trabajo, mi vocación y pasión

Gracias por mis manos, mi olfato, mi gusto que hacen que la comida se convierta en un arte de vida

Gracias por mi habilidad de comunicación, por el arte de escribir y por el don de entender y empatizar

Gracias por aquello que me duele, porque lo que me hace caer, por lo que no entiendo, por el dolor, por lo fuerte, por lo que no entiendo, porque gracias a ello crezco y vuelvo a crecer

Gracias por sorprenderme cada día acercándome a lo que quiero

¿Cómo evitar comer por estrés?

He preparado esta guía con 5 consejos para reducir tu estrés y así mejorar tú estrés a la hora de comer. Son consejos sencillos que puedes poner en practica desde hoy mismo.

1. PARA

Cuando la gente me dice que necesita irse de vacaciones para desconectar, le comento que necesitamos salir para «conectar con nosotros mismos». Nos movemos porque vivimos en carencia y con un miedo inmenso a parar y ver lo que hay dentro. Yo te invito a conectar en el día a día y observarte. Antes de comer tomate un par de minutos para respirar y preguntarte ¿cómo estoy ahora? ¿cuánta hambre tengo? . Agradece por el plato de comida que vas a dar a tu cuerpo y come en consciencia.

2. DELEGA

Muchas veces sentimos que no llegamos a todo y es cierto, la pregunta que tienes que hacerte es ¿tengo que hacer todo yo o puedo delegar?. Haz una lista de cosas que puedas delegar, permite que los demás te echen una mano.3

3. OBSERVA TUS LOGROS

Observa todo aquello que has conseguido hasta ahora en relación a tus logros personales e inclusive con la alimentación, escríbelo en un papel y agradece. En muchas ocasiones nos ponemos objetivos insostenibles a largo plazo, tanto en la alimentación como en el deporte: intentar hacer la dieta de moda y una lista interminables de «deberías». Decide qué es lo que quieres y estás dispuesta hacer ahora y empieza poco a poco.

4. COMPENSAR NO FUNCIONA

Debemos de respetar el orden de todas las comidas, mientras seas más constante, tu organismo lo agradecerá y quemará más calorías. Cuando comemos desordenados y decidimos cenar una tarta de chocolate, pero no desayunar y comer poco (lechuga y pechuga) y luego merendar un helado con medio paquete de galletas y compensar no cenando: NO FUNCIONA. Mientras más organizado seas con las comidas y más alimentos de calidad des a tu cuerpo, mejor te irá con tu peso.

5. DILE NO AL PERFECCIONISMO

Con frecuencia nos dejamos gran parte de nuestra energía por el camino intentando llegar a unos estándares de perfección que nos hemos creado nosotras mismas. En ese proceso nos hacemos daño porque nunca llegaremos a tener la perfección y siempre sentiremos carencia. Amarnos significa aceptar lo que es y lo que podemos hacer. Mirarnos con compasión es el primer paso para avanzar a una mejor relación con nosotras mismas y por consiguiente, con la comida y nuestra figura

La ciudad de los pozos

De  Jorge Bucay

Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes… pero pozos al fin. Los pozos se diferenciaban entre sí, no solo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.

La comunicación entre ellos era de brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado.

Un día llegó a la ciudad una ‘moda’ que seguramente había nacido en algún pueblito humano: la nueva idea señalaba que todo ser viviente que se preciara, debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido.

Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas. Algunos se llenaban de monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más optaron por el arte y fueron llenándose de pinturas, pianos de cola y sofisticadas esculturas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.

Pasó el tiempo… La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más. Los pozos no eran todos iguales así que, si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior… Alguno de ellos fue el primero: en lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose. No paso mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior.

Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. El pensó que si seguían hinchándose de tal manera, pronto se confundirían los bordes y cada uno perdería su identidad… Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo.

Hacerse más hondo en lugar de más ancho.

Pronto se dio cuenta que todo lo que tenia dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de todo contenido… Al principio tuvo miedo al vacío, pero luego, cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo.

Vacío de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había deshecho… Un día, sorpresivamente el pozo que crecía hacia adentro tuvo una sorpresa: adentro, muy adentro, y muy en el fondo encontró agua. Nunca antes otro pozo había encontrado agua…

El pozo superó la sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por último sacando agua hacia fuera. (…). La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar ‘El Vergel’.

Todos le preguntaban cómo había conseguido el milagro. -Ningún milagro- contestaba el Vergel- hay que buscar en el interior, hacia lo profundo… Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desandaron la idea cuando se dieron cuenta de que para ir más profundo debían vaciarse.

(… ) En la otra punta de la ciudad, otro pozo, decidió correr también el riesgo del vacío… Y también empezó a profundizar…Y también llegó al agua… Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en el pueblo (…).

Un día, casi por casualidad, los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma… Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.

Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida. No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto:

La comunicación profunda sólo la consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar…

3 Pasos para mejorar tu relación con la comida

EBOOK

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Karina Varela como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquiermomento info@karinavarela.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi politica de privacidad

CERRAR

EBOOK GRATUITO