Mala relación con la comida y Mindfulness

mala relacion con la comida y mindfulness

Antes de empezar hablar de este tema, quiero definir ¿qué es tener una mala relación con la comida»? lo podría resumir en el acto que nos lleva a comer de una forma insconciente o compulsiva, sin disfrutar del momento, asociado a una emoción, que termina con un sentimiento desagradable, generalmente culpa.

Podemos hablar de mala relación de la comida sin necesidad de llegar a mencionar los transtornos de alimentación: anorexia, bulimia, atracón. Sin embargo, ellos constituyen el extremo de la mala relación con la comida.

Actualmente existen estudios que avalan el mindfulness demostrando su eficacia con respecto a otros tratamientos, por ejemplo la terapia cognitivo conductual, en los trastornos de conducta alimentaria. La mayor parte de los estudios no son ensayos clínicos, no se comparan con otra terapia, pero últimamente se esta avanzando bastante.

La mayoría de las pacientes que vienen a mi consulta por un trastorno de alimentación, presentan un desbordamiento emocional que les impide pensar con claridad, es como si su cerebro se moviera sin parar buscando la solución a un problema que es muy grande para ellas. Pensar con claridad y racionalidad se hace imposible.

Con la técnica de mindfulness y mindful eating logro trabajar desde el ser, vaciando la mente de pensamientos en bucle.

El mindfulness vence el obstáculo de la racionalidad y conecta con la consciencia y el amor, desde la compasión.

Cuando entiendes lo que te pasa con una mirada compasiva y no crítica, empiezas a hacer cambios definitivos con respecto a tu relación con la comida, contigo y con los demás

¿Por qué engordo?

Seguro que te has preguntado más de una vez «¿Por qué engordo? si no como tanto para estar así» y seguro pensarás que engordamos solo por comer más o porque nos movemos poco o nada, sin embargo el sobrepeso y la obesidad es multifactorial.

Emociones no resueltas, comer alimentos de bajo nivel nutricional y altos en calorías vacías, comer peor o de forma inadecuada y otros factores que te voy a explicar a continuación, pueden ser una de las causas que están influyendo en tu peso.

Estrés, pensarás que soy pesada en este tema, pero cada vez hay más estudios que comprueban científicamente que altos niveles de estrés o el estrés crónico influye directamente en el aumento de peso. Cuando estamos en estrés solemos ingerir mayores cantidades de alimentos y nos decantamos por alimentos más palatables o ricos en sabor, grasas no saludables, potenciadores del sabor e inclusive sal, así la patata frita de bolsa, llega a ser inclusive adictiva.

Fármacos, se ha asociado ciertos medicamentos como: antidepresivos, antiepilépticos y aquellos indicados para la terapia hormonal, a la ganancia de peso. Esto se debe a que estimulan el apetito y favorecen la retención de líquidos, dificultando la oxidación de las grasas. Consulta con tu médico si es tu caso y en ningún caso suspendas la toma de ningún medicamento sin supervisión.

Descanso, mientras estamos dormidos segregamos hormonas, como la melatonina, que regulan el sueño y a su vez regula el control del hambre y el consumo de energía. Las personas que trabajan en turnos nocturnos suelen confundir el hambre con el sueño, así que sin darse cuenta, aumenta su apetito y hace que tiendan a elegir alimentos más calóricos y de peor calidad.

Genes, muchas personas me comentan que tienen miedo a ser obesos porque sus padres lo son, sin embargo solo heredamos la predisposición genética de la obesidad en un 10% aproximadamente, es decir, que el 90% restante depende de tus hábitos. Esta comprobado que factores externos como buenos hábitos saludables de alimentación en cuanto a calidad y orden de las comidas y de movimiento y ejercicio físico pueden modificar significativamente esta predisposición.

Metabolismo, Nuestro metabolismo basal, que es aquel que utilizamos simplemente para estar vivos, sin necesidad de movernos, puede ser más o menos rápido y esto tiene una influencia directa en la quema de energía, sin embargo, debido al estrés o la actividad física puede verse modificado. Para activar tu metabolismo come regularmente y no te saltes ninguna comida y no te llenes a reventar.

Patologías, el hipotiroidismo, la diabetes tipo 2 o la depresión, entre otras, suelen ser enfermedades que alteran significativamente el metabolismo. Para ellas es necesarias un estricto control médico.

Estos son algunos de los factores que pueden influir en tu peso, si tienes dudas de cualquiera de ellos, ponte en contacto con un profesional.

3 Pasos para mejorar tu relación con la comida

EBOOK

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Karina Varela como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquiermomento info@karinavarela.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi politica de privacidad

CERRAR

EBOOK GRATUITO