¿Comes frente al ordenador?

¿Comes frente al ordenador?

Es posible que tu trabajo haya cambiado de lugar y estés trabajando desde casa, la noticia es que el teletrabajo ha llegado para quedarse

¿En qué influye esto en tus hábitos de alimentación?

Estudios demuestran que comer delante del ordenador puede aumentar un 75% más tu ingesta, para que lo entiendas mejor, puedes llegar a consumir un mínimo de 250kc más y todo esto ¡sin darte cuenta!

Tu metabolísmo se hace más lento y tienes un 105% más de posibilidades de tener sobrepeso u obesidad.

Todos los procesos de la comida, la digestión, la absorción de nutrientes, el control de hormonas, incluida la de la saciedad, son controlados por tu cerebro, inclusive el registro de la cantidad de alimentos que ingieres. Cuando comes distraído, por ejemplo trabajando o viendo el ordenador, puedes llegar a comer entre un 57 y un 75% más de comida.

Si no digieres adecuadamente puedes empezar a sufrir dispepsia funcional, los síntomas más comunes son dolor de estómago, gases, hinchazón e inclusive diarrea o estreñimiento.

Si encima de comer delante de la pantalla, comes rápido puedes llegar a ganar el doble de peso, una de las razones es que no logras sentirte satisfecha debido a que la liberación de las hormonas del apetito tardan unos 20 minutos. Si comes más despacio y estas presente en el acto de comer, tu cerebro participa en el acto y está atento a las señales de hambre y saciedad.

Normalmente pensamos que «no tenemos tiempo» y creemos avanzar en nuestro trabajo, haciendo las dos cosas a la vez: comer y trabajar. Pero lo que no sabemos es que el cerebro no esta preparado para hacer dos cosas a la vez. Lo hemos obligado hacerlo y lo hace, pero no es su función natural. Cuando estas trabajando y tienes un nivel de estrés normal, el que necesitas para hacer esa labor, el cortisol esta activado y se relaciona directamente con la acumulación de grasa y aumento del apetito por alimentos dulces y calóricos.

¿Qué puedes hacer para cambiar ese hábito?

  • Disfruta del momento de comer. Siéntate en la mesa. Observa el plato. Respira profundo y conéctate con ese momento
  • Reserva de 35 a 45 minutos para comer. No lo hagas en tu sitio de trabajo.
  • Mastica lentamente. Expertos dicen que 50 veces por bocado es lo que necesita el cerebro para darse cuenta que esta comiendo.
  • Suelta el tenedor de vez en cuando
  • Permítete parar cuando te sientas satisfecha y observa si eres capaz de hacerlo o hay voces en tu mente que te obligan a seguir probando más o a no dejar comida en el plato. No te juzgues, simplemente date el permiso de observar.

Si te interesa conocer más de mi trabajo y que te acompañe a conseguir tu objetivo de peso y salud, puedes ver esta entrevista que me han hecho https://www.prontopro.es/blog/tu-gps-nutricional-para-alcanzar-la-alimentacion-saludable/ 

 

Comer sano

Seguro que has leído otros post míos y sabrás de la importancia que le doy a las emociones y la alimentación y cómo están presentes en nuestros hábitos y conducta alimentaria. Hoy te voy hablar de ellas para comer sano.

Son distintas las emociones que nos hacen comer: rabia, alegría, tristeza, frustración o aburrimiento. La culpa se ha convertido en la emoción preferida cuando nos hemos acostumbrado a comer desde el hambre mental: alimento bueno, alimento malo. Bien sea desde la mentalidad dieta: engorda o no engorda, o desde la mentalidad salud: es saludable o no.

Así, nos sorprendemos desayunando todas las mañanas «sin culpa» galletas ecológicas de avena con azúcar de caña, en vez de las galletas de toda la vida, con el pensamiento de que son «buenas». Cuando en realidad lo que comemos es igualmente un alimento altamente procesado o bollería, solo que con ingredientes más caros.

Lo mismo pasa en el juicio de la dieta, consumimos alimentos light, o «sin azúcares añadidos» cargados de edulcorantes que no engordan, pero son altamente nocivos para nuestra flora intestinal y por consecuencia para nuestra salud.

Y todo esta en el hambre mental, en lo que dice tu mente con respecto a ese alimento. Así, te sentirás bien si ingieres ese alimento que ha seleccionado tu mente como «bueno» y te sentirás culpable si no es así.

¿Cuál es la consecuencia de la culpa en la alimentación? la misma que en la vida misma. Si hago algo en lo que siento que me he equivocado, debo de recibir un castigo ¿Cómo nos castigamos con la comida? ¡soltando todo! Sí he comido algo que «no es bueno» (juzgo) sigo en esa línea el resto del día, semana, mes. ¿Te suena el dicho de perdidos al río?

¿Qué podemos hacer para salir del hambre mental?

Intenta conectar con tu cuerpo, ve más allá, conecta con tu ser. Observa y acoge tus dificultades actuales con la comida sea por salud o por peso, desde un lugar de no juicio ¿Cómo? aceptando en cada momento que elijas el alimento que elijas es lo mejor que sabes hacer en ese momento. De esa manera el hambre mental irá aflojando y empezarás a escucharte. Eso te alejará de la culpa y poco a poco serás capaz de elegir desde el alimento que te cuida y respeta en cada momento.

 

Magdalenas de calabaza y chocolate

Sencillas, saludables y deliciosas. Aprende hacer estas magdalenas de calabaza y chocolate.

Ingredientes:

  • 200g de calabaza
  • 2 huevos
  • 40g de harina de avena o almendra (cetogenica)
  • 2 cucharaditas de polvo de hornear o levadura
  • 2 dátiles en remojo o 1 plátano maduro
  • 30g de aceite de ADOVE
  • 30g de cacao puro

Para la cobertura:
(es opcional, puedes hacerlas sin cobertura) 50g de chocolate puro para postres almendras o avellanas picadas

  1. Hierve la calabaza durante 20 minutos, escurre y espera que enfrie. Bate los huevos, los dátiles, la calabaza y el aceite en un recipiente con el minipime.
  2. Agrega la harina, la levadura y el cocholate
  3. Coloca en un molde para magdalenas durante 20 minutos a 200o.

Si tienes molde para donut, las puedes hacer allí y es una forma más divertida de comerlas.

La cena ideal para adelgazar

En todos estos años de consulta, con mujeres que luchan con su peso y quieren conseguir la figura deseada y sobre todo paz y seguridad con sus hábitos alimenticios, hay una pregunta común: ¿cuál es la cena ideal para adelgazar?

Debido a que sienten que todo lo que logran durante el día, muchas veces se viene a bajo en la cena. Costumbres como cenar de pie o picar mientras haces la cena, son una fuente de calorías, que no ves en el momento, pero sí después en la báscula.

Cuando comemos de prisa, de pie, sin ver el alimento en un plato, tu cerebro no se entera de lo que come, pero las calorías entran en tu cuerpo. Así, después de picar mientras haces la cena, te sentarás a cenar lo que tenías programado.

Consejos para una cena ideal para adelgazar

  1. Merienda. Si meriendas y no dejas tantas horas entre la comida y la cena, tendrás menos hambre. Al final del día puede ser que suba tu ansiedad, quizás todo ese estrés del día se te junta por la noche, mi consejo es que evites ansiedad y hambre a la vez, porque es una formula muy peligrosa que te va poner muy díficil conseguir tu objetivo de adelgazar. Una merienda ideal puede ser una ración de fruta, un yogurt natural o un puñado de almendras o nueces.
  2. Mira lo que comes. Si tienes mucha ansiedad y te lleva a picar mientras haces la comida, mi consejo es que todo lo que quieras comer en ese momento lo pongas en un plato y cuando te sientes a cenar lo veas y te lo comas. Practica este ejercicio con curiosidad y si quieres luego me comentas que tal.
  3. Cena Nutritiva. En la cena es muy importante preparar el cuerpo para descansar, así que mientras más ligero cenes, más te lo agradecerá tu mente y tu peso, porque gran parte del proceso que nos ayuda adelgazar se metaboliza por la noche. Te invito a que tomes verduras, hervidas, al horno o al vapor, o en puré. Intenta no tomar crudas, son mas difíciles de digerir. Una porción pequeña de proteína ligera: pollo, pescado, huevo, por ejemplo.

Y si quieres adelgazar opta por no tomar ningún hidrato de carbono por la noche: arroz, patata, pasta, quinoa, maíz, pan son alimentos que tienen mucho azúcar y por la noche la absorción de grasas es más lenta. Si quieres tomar algo dulce de postre, opta por una infusión de Rooibos con vainilla.

 

 

Compra Consciente

Querer cambiar nuestros hábitos alimenticios empieza por hacer una compra consciente en el mercado o supermercado. Te doy 5 trucos para que tu compra sea efectiva.

  1. No salgas sin la lista de la compra. Esto te ayudará a ahorrar tiempo y dinero y sólo comprarás lo necesario. Si haces un menú de una semana será más eficiente aún tu lista.
  2. Haz compras grandes. Intenta comprar todo lo que necesitas en la semana y congelar. Esta comprobado que mientras más visites el supermercado, más posibilidades tienes de hacer compras innecesarias.
  3. Los niños en casa. Ellos son los seres más vulnerables a la publicidad. Si van contigo es muy probable que te pidan cosas que nunca comprarías y en el super no hay mucho tiempo para explicar el porque no vas a comprar esos alimentos. Deja esa explicación para casa.
  4. Lee las etiquetas. Sé que es complicado y que requiere tiempo, pero ya sabemos que todo lo que la industria ha transformado en «alimento saludable» tiene su gran parte de «no saludable» y suele estar en letras muy pequeñas e ilegibles. Así que, intenta que los productos sean frescos y si no puedes evitar comprar algo más superfluo, lee las etiquetas. Evita precocinados y salsas.
  5. Prioriza. procura que más de la mitad de tu carro de la compra este lleno de verdura y fruta. También puedes optar por congelados, no conservan su energía vital, pero sí sus propiedades. Incorpora proteína vegetal como legumbres y animal aves, carnes y pescados. Alimentos frescos de origen lácteo y por último conservas, cereales, aceites y superfluos.

 

Pizza de brocoli

Fantástica receta de Pizza de Brocoli para hacer en familia y disfrutar de un alimento tan nutritivo como el brocoli ¿sabías que tiene un altísimo contenido en vitamina C? Solo 100g de este vegetal aporta el 150% de la cantidad diaria recomendada. También contine vitamina A, K, magnesio, hierro, zinc, potasio, proteína, mucha fibra y fitonutrientes.

Ingredientes

  • 1 Brocoli
  • 2 huevos
  • 1 cucharada de queso parmesano
  • 1 cucharada de orégano
  • 2 cucharadas de harina de avena (o la que tengas)
  • Sal y pimienta al gusto
  1. Tritura el brocoli hasta que quede la consistencia de una masa.
  2. Agrega todos los ingredientes y mezcla. Coloca un papel vegetal encima de la bandeja de la pizza y expande la pasa. Lleva al horno a 220º durante 12 minutos.
  3. Una vez cocinada la masa, puedes agregar los ingredientes base: tomate fresco, queso mozzarella y luego añade los ingredientes que te gusten más.

Recuerda comer siempre de forma presente y en paz.

Cuando comas, solo come

 

 

Dieta para el estreñimiento

Se considera que una persona tiene un ritmo intestinal correcto, cuando evacua cada día, mínimo una vez, con heces normales y sin esfuerzo. Sí, al contrario, evacua cada dos días o más y con heces muy consistentes y con esfuerzos importantes en la defecación, sufres de estreñimiento.

Esto se puede deber a varios factores:

Deshidratación, ciertos medicamentos, inactividad física o malos hábitos de defecación, que por lo general es el factor que más influye

Hay un factor que puede influir en el estreñimiento esporádico que tiene que ver con la variaciones en las costumbres en los hábitos, debido a viajes, alimentos e incluso a horarios, pero también en situaciones de ansiedad o estrés

Es por ello que este artículo te puede ayudar en estos momentos, porque es muy posible que, si tienes tendencia al estreñimiento, debido a los cambios de hábitos que tenemos que vivir en estos días de confinamiento, pueda verse alterado. No nos movemos lo mismo que antes y la situación de incertidumbre te puede generar estrés, lo cual puede alterar tu ritmo intestinal.

A continuación te doy una serie de consejos para mantener sano tu ritmo intestinal:

  • Habitúate a ir al servicio a la misma hora. Ahora que trabajas desde casa, es posible que tengas más tiempo para dedicar esos minutos tranquilos para ir al lavabo, tu intestino lo agradecerá.
  • Incluye los cereales integrales en tu alimentación y si ya los tomas incrementa su ingesta. El arroz blanco produce estreñimiento, sin embargo el arroz integral, regula el ritmo intestinal.
  • Mantén horarios regulares de ingesta de comidas.
  • Bebe líquidos. El agua de forma regular y las infusiones y caldos pueden ser grandes aliadas para hidratar tus heces y que no te cueste ir al lavabo.
  • Toma verdura a diario, tanto cocinada como cruda.
  • Mastica despacio, para conseguir digestiones más ligeras
  • Muévete cada día. Tanto andando por casa, como haciendo alguna clase de baile, pilates o yoga, por ejemplo
  • Evita sobre todo, los laxantes, pueden alterar tu flora bateriana y traer problemas a largo plazo.

Dieta para el estreñimiento:

  • Agua, infusiones, caldos.
  • Cereales integrales: arroz, pasta, pan, quinoa y trigo sarraceno
  • Frutas recomendadas: kiwi, ciruelas, higos, peras, piña, naranja
  • Miel
  • Verduras: en especial de hojas verdes, calabacín, zanahoria, calabaza.
  • Evita el chocolate, el pan blanco, el arroz blanco y la bollería

¿Por qué no adelgazo?

Porque no adelgazo

Un día normal, te levantas a las 7 de la mañana, una ducha rápida y a empezar el día. Despiertas a tus hijos y los pones en marcha, con lo que esto supone claro, vestirlos, hacer que desayunen y todo a un tiempo veloz porque hay que llegar al cole a la hora y luego al trabajo. Los dejas y rápidamente te montas al coche y por un momento piensas que han pasado más de mil horas, pero no, aún te queda un día completo de trabajo.

Llegas a la oficina y empieza la rutina, unas veces más tranquila, otras de ataque. Apenas tienes tiempo para comer y cuando lo haces parece que te obligas, porque la vorágine del día no te permite ni siquiera sentir hambre, sin embargo, si viene el deseo de comer ciertos alimentos, esa galleta que esta en tu cajón o atacar la caja de bombones que alguien se ha dejado por ahí

Así terminas el día con un montón de actividades más, buscar a los niños, llevarlos a clases extraescolares, mientras vas hacer la compra o pones una lavadora. Cuando llega la cena, estas muy cansada, pero toca aguantar lo que queda del día, así que empiezas a picar, parece que el hambre ya ha aparecido y viene muy rápida y también selectiva, porque ahora toca un poco de pan con queso o jamón o frutos secos o vuelve el chocolate y la galleta.

Cuando te sientas a cenar no tienes hambre, pero te sientes en la obligación de acompañar a la familia, además ya que has cocinado, no lo vas a dejar. Y piensas: ¡Que mal lo he hecho hoy! Me siento tan mal conmigo misma. Y te propones empezar dieta mañana mismo, la que sea, morirme de hambre si es necesario, pero ¡hay que hacer algo ya!

Si te sientes identificada quiero que sepas que es el relato del 80% de mis clientas, cuando llegan a consulta.

En el año 2019 la comunidad europea hizo una encuesta, donde concluyó que la mujer española es la más estresada de Europa. El 66% de las mujeres sienten que el tiempo no les alcanza, debido a que trabajan fuera y dentro de casa, asumiendo casi en su totalidad la responsabilidad de la organización familiar. Tienen menos tiempo para hacer ejercicio físico y duermen menos que la media de la comunidad europea.

Entonces, te pregunto:  cuando estás cansada ¿Cómo repones energía? Durmiendo o comiendo ¿verdad? Pues bien, si llegas a casa agotada de un día intenso de trabajo, con ganas de dormir, pero son las 6 de la tarde y no puedes parar ¿cómo vas a reponer la energía? ¡exacto! Comiendo.

Si encima esto te produce estrés porque sientes que no llegas a todo, la sensación para tu cerebro será muy primitiva. La misma de vivía el hombre de las cavernas cuando salía a cazar y sentía el asecho del león. Así que siempre tenía que estar preparado, con el 100% de energía para poder huir o pegar.

Con lo cual, tu cerebro te pedirá comer alimentos que te den una energía muy rápida, como el azúcar o los hidratos de carbono refinados.

Y me preguntarás: ¿qué hago entonces? Lo que trabajo con todas mis clientas, empezar a gestionar el tiempo que necesitas para cuidarte. No podemos iniciar ningún cambio de hábitos de alimentación sin primero buscar recursos para gestionar el estrés.

Haz un calendario de actividades de la semana y escribe en el, todas las tareas que tienes que hacer al día. Y luego haz estas preguntas:

  • ¿Qué actividades son obligatorias?
  • ¿Cuáles has escogido tú?
  • ¿Cuáles te proporcionan placer?
  • ¿Cuáles reflejan tus intereses?
  • ¿Cuánto tiempo dedicas a esa actividad a la semana?
  • ¿Hay algo que quieras hacer pero no puedes por falta de tiempo?
  • ¿Cuáles actividades no te gusta hacer?
  • ¿Qué es lo que no te gusta de esa actividad?
  • ¿Puedes delegar alguna tarea de las que no te gusta hacer? ¿En quién?
  • ¿Qué pasaría si dejaras de hacer alguna cosa que no te gusta hacer?

Una vez que respondas estas preguntas estás preparada para empezar a cuidarte con tu alimentación.

Solo cuidándote y respetándote en todos los aspectos de tu vida, puedes hacer cambios definitivos en tus hábitos que te conduzcan a ser la persona que quieres ser.

Galletas de Almendra

Galletas de Almendra

Galletas de Almendra sin gluten, sin azúcar ¡esta receta te va encantar! Ideal para la merienda de tus niños. La puedes hacer sin nada de azúcar o añadir las opciones de azúcar que te doy, te en cuenta que es muy poco, así que te lo puedes permitir puntualmente. 

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina de almendra
  • 100g de queso crema
  • 50g de mantequilla
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo

Yo las hago sin azúcar, pero puedes utilizar para endulzar alguna de estas opciones:

  • 2 cucharadas de miel o
  • 3 cucharadas de sirope de agave o
  • 3 cucharadas de azúcar de caña o coco
  • 3 cucharadas de xilitol o estevia
  • Coloca en un bol la mantequilla y el queso crema y mete al microondas hasta que se derritan los dos y lo puedas mezclar. Si quieres hacerlo en una olla, también puedes a fuego lento.
  • A esa mezcla, añade un huevo y vuelve a mezclar con la esencia de vainilla.
  • Agrega la harina de almendras y continua mezclando. Te ayudará mezclar con una batidora o ayudante de cocina.
  • Una vez que esta todo mezclado, empieza amasar con las manos, hasta que la masa este homogénea.
  • Puedes hacer las galletas grandes o pequeñas, lo importante es que estén del mismo tamaño. Colocalas sobre papel vegetal en la bandeja del horno durante 20 minutos  o hasta que estén doradas a 180º.

Hamburguesas de brócoli

Hamburguesas de brocoli

El brócoli es un alimento muy versátil. Hemos aprendido a comerlo hervido o al vapor, pero hay multiples formas de hacerlo y una de ellas es esta sencilla receta donde, incorporando estos alimentos puede ser una fuente de proteína, hidrato de carbono y vitamina C, A Calcio y Magnesio.

Esta deliciosa y sencilla receta de brócoli te encantará a ti y a toda tu familia

Ingredientes:

  • 1 taza de brócoli
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de semillas
  • ½ taza de tres quesos (para fundir)
  • 2 cucharadas de harina (puede ser coco, avena, sarraceno)
  • Para aderezar: sal, pimienta y un toque de jengibre
  1. Tritura el brócoli, también lo puedes rallar.
  2. Incorpora todos los ingredientes y mezcla.
  3. Puedes hacer la forma que quieras y pon en una bandeja de horno, sobre papel vegetal. Lleva al horno 35 minutos a 220º

3 Pasos para mejorar tu relación con la comida

EBOOK

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Karina Varela como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquiermomento info@karinavarela.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi politica de privacidad

CERRAR

EBOOK GRATUITO