¿Por qué no adelgazo?

Porque no adelgazo

Un día normal, te levantas a las 7 de la mañana, una ducha rápida y a empezar el día. Despiertas a tus hijos y los pones en marcha, con lo que esto supone claro, vestirlos, hacer que desayunen y todo a un tiempo veloz porque hay que llegar al cole a la hora y luego al trabajo. Los dejas y rápidamente te montas al coche y por un momento piensas que han pasado más de mil horas, pero no, aún te queda un día completo de trabajo.

Llegas a la oficina y empieza la rutina, unas veces más tranquila, otras de ataque. Apenas tienes tiempo para comer y cuando lo haces parece que te obligas, porque la vorágine del día no te permite ni siquiera sentir hambre, sin embargo, si viene el deseo de comer ciertos alimentos, esa galleta que esta en tu cajón o atacar la caja de bombones que alguien se ha dejado por ahí

Así terminas el día con un montón de actividades más, buscar a los niños, llevarlos a clases extraescolares, mientras vas hacer la compra o pones una lavadora. Cuando llega la cena, estas muy cansada, pero toca aguantar lo que queda del día, así que empiezas a picar, parece que el hambre ya ha aparecido y viene muy rápida y también selectiva, porque ahora toca un poco de pan con queso o jamón o frutos secos o vuelve el chocolate y la galleta.

Cuando te sientas a cenar no tienes hambre, pero te sientes en la obligación de acompañar a la familia, además ya que has cocinado, no lo vas a dejar. Y piensas: ¡Que mal lo he hecho hoy! Me siento tan mal conmigo misma. Y te propones empezar dieta mañana mismo, la que sea, morirme de hambre si es necesario, pero ¡hay que hacer algo ya!

Si te sientes identificada quiero que sepas que es el relato del 80% de mis clientas, cuando llegan a consulta.

En el año 2019 la comunidad europea hizo una encuesta, donde concluyó que la mujer española es la más estresada de Europa. El 66% de las mujeres sienten que el tiempo no les alcanza, debido a que trabajan fuera y dentro de casa, asumiendo casi en su totalidad la responsabilidad de la organización familiar. Tienen menos tiempo para hacer ejercicio físico y duermen menos que la media de la comunidad europea.

Entonces, te pregunto:  cuando estás cansada ¿Cómo repones energía? Durmiendo o comiendo ¿verdad? Pues bien, si llegas a casa agotada de un día intenso de trabajo, con ganas de dormir, pero son las 6 de la tarde y no puedes parar ¿cómo vas a reponer la energía? ¡exacto! Comiendo.

Si encima esto te produce estrés porque sientes que no llegas a todo, la sensación para tu cerebro será muy primitiva. La misma de vivía el hombre de las cavernas cuando salía a cazar y sentía el asecho del león. Así que siempre tenía que estar preparado, con el 100% de energía para poder huir o pegar.

Con lo cual, tu cerebro te pedirá comer alimentos que te den una energía muy rápida, como el azúcar o los hidratos de carbono refinados.

Y me preguntarás: ¿qué hago entonces? Lo que trabajo con todas mis clientas, empezar a gestionar el tiempo que necesitas para cuidarte. No podemos iniciar ningún cambio de hábitos de alimentación sin primero buscar recursos para gestionar el estrés.

Haz un calendario de actividades de la semana y escribe en el, todas las tareas que tienes que hacer al día. Y luego haz estas preguntas:

  • ¿Qué actividades son obligatorias?
  • ¿Cuáles has escogido tú?
  • ¿Cuáles te proporcionan placer?
  • ¿Cuáles reflejan tus intereses?
  • ¿Cuánto tiempo dedicas a esa actividad a la semana?
  • ¿Hay algo que quieras hacer pero no puedes por falta de tiempo?
  • ¿Cuáles actividades no te gusta hacer?
  • ¿Qué es lo que no te gusta de esa actividad?
  • ¿Puedes delegar alguna tarea de las que no te gusta hacer? ¿En quién?
  • ¿Qué pasaría si dejaras de hacer alguna cosa que no te gusta hacer?

Una vez que respondas estas preguntas estás preparada para empezar a cuidarte con tu alimentación.

Solo cuidándote y respetándote en todos los aspectos de tu vida, puedes hacer cambios definitivos en tus hábitos que te conduzcan a ser la persona que quieres ser.

Galletas de Almendra

Galletas de Almendra

Galletas de Almendra sin gluten, sin azúcar ¡esta receta te va encantar! Ideal para la merienda de tus niños. La puedes hacer sin nada de azúcar o añadir las opciones de azúcar que te doy, te en cuenta que es muy poco, así que te lo puedes permitir puntualmente. 

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina de almendra
  • 100g de queso crema
  • 50g de mantequilla
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo

Yo las hago sin azúcar, pero puedes utilizar para endulzar alguna de estas opciones:

  • 2 cucharadas de miel o
  • 3 cucharadas de sirope de agave o
  • 3 cucharadas de azúcar de caña o coco
  • 3 cucharadas de xilitol o estevia
  • Coloca en un bol la mantequilla y el queso crema y mete al microondas hasta que se derritan los dos y lo puedas mezclar. Si quieres hacerlo en una olla, también puedes a fuego lento.
  • A esa mezcla, añade un huevo y vuelve a mezclar con la esencia de vainilla.
  • Agrega la harina de almendras y continua mezclando. Te ayudará mezclar con una batidora o ayudante de cocina.
  • Una vez que esta todo mezclado, empieza amasar con las manos, hasta que la masa este homogénea.
  • Puedes hacer las galletas grandes o pequeñas, lo importante es que estén del mismo tamaño. Colocalas sobre papel vegetal en la bandeja del horno durante 20 minutos  o hasta que estén doradas a 180º.

Hamburguesas de brócoli

Hamburguesas de brocoli

El brócoli es un alimento muy versátil. Hemos aprendido a comerlo hervido o al vapor, pero hay multiples formas de hacerlo y una de ellas es esta sencilla receta donde, incorporando estos alimentos puede ser una fuente de proteína, hidrato de carbono y vitamina C, A Calcio y Magnesio.

Esta deliciosa y sencilla receta de brócoli te encantará a ti y a toda tu familia

Ingredientes:

  • 1 taza de brócoli
  • 2 claras de huevo
  • 1 cucharada de semillas
  • ½ taza de tres quesos (para fundir)
  • 2 cucharadas de harina (puede ser coco, avena, sarraceno)
  • Para aderezar: sal, pimienta y un toque de jengibre
  1. Tritura el brócoli, también lo puedes rallar.
  2. Incorpora todos los ingredientes y mezcla.
  3. Puedes hacer la forma que quieras y pon en una bandeja de horno, sobre papel vegetal. Lleva al horno 35 minutos a 220º

¿Por qué no consigo adelgazar?

porque no consigo adelgazar

Esta es la gran pregunta que me hacen en consulta ¿Por qué no consigo adelgazar?. Te voy a contar la historia de Lourdes, cuando vino a mi consulta.

Lourdes es una mujer de 43 años, odontóloga de profesión, casada y dos hijas Marta de 14 y Silvia de 11 años. Y desde que se quedo embarazada de la pequeña, donde engordó 12 kilos, no ha podido quitárselos, al contrario, ha cogido un par de kilos más.

No te he contado que Lourdes es una mujer muy guapa, felizmente casada y muy exitosa en su trabajo. Le encanta hacer ejercicio, pero de un tiempo para acá, entre el estrés del trabajo, organizar la casa, lidiar con una adolescente y atender a la pequeña ¡no le da tiempo de nada! Encima, es hija única y se siente responsable de sus padres.

Así que, ha dejado de lado lo más importante, ella misma

Lourdes vino a la consulta con sentimientos de miedo, culpa y vergüenza.

Antes de decidirse a venir, quería conseguir verse bien, estar más saludable y comer equilibrado, pero parecía misión imposible. 

Así, cada día se sentía aun peor y esto le causaba más ansiedad, así que comía más compulsivamente, para al final terminar donde había empezado: en el miedo a no conseguir adelgazar nunca, la vergüenza de exponerse con una figura que no le gustaba y la culpa de no hacer lo que «esta bien».

Empezamos identificando estos sentimientos, para que encontrara el impulso para salir de esa zona conocida, donde tenía un confort aparente, pero en realidad había una profunda insatisfacción.

Seguidamente trabajamos su ¿Para qué? . Aquello que esta mucho más allá de «sentirme bien, verme guapa, gustarme, tener salud» Tenía que profundizar y encontrar ese motor que me iba a servir para mantenerla con motivación hasta conseguir su objetivo y allí estaba: «Quiero volver a sentirme guapa para hacer el amor con mi marido como antes, totalmente desnuda, porque desde que no me gusto, no puedo quitarme la ropa delante de él»

Y tú ¿qué sentimientos tienes que te impulsan a salir de donde estás ahora? ¿Te resuena en algo la historia de Lourdes? ¿Cuál es tu para qué real? ese, que esta todo el día rumiándote en la cabeza. Ese pensamiento es lo que no quieres en tu vida y te dará paso a saber lo que quieres.

¡Este es el mejor momento! puedes empezar ahora mismo a indagar sobre tus sentimientos y poner en una hoja todo los cambios que conseguirías si empiezas ya.

Me preguntarás: ¿Cómo empiezo?, por una pregunta: de todo lo que haces ahora que es lo ¿qué es lo que más te aleja de conseguir ese peso deseado? o sentirte mejor, más saludable, gustarte más, lo que sea para ti tu objetivo.

Quizás sea que no desayunas o que cenas mucho o, que meriendas chocolate en la oficina.

Empieza cambiando eso y observa qué pasa. Los grandes cambios se hacen poco a poco.

Canelones de Berenjena

Canelones de Berenjena

Queremos comer saludable, pero también queremos disfrutar de la comida y sobre todo, para las mamis, deseamos que nuestros hijos disfruten comiendo saludable y que se coman lo que le preparamos con tanto cariño.

Ahora bien, deseamos que lo que hagamos sea sencillo, además de sabroso y nutritivo como ya he comentado.

Entonces esta es tu receta. Las berenjenas tienen muchas propiedades: aporta vitamina A, B1, B2, C y E, minerales como el potasio, calcio, magnesio, hierro y fósforo, y otros componentes tan beneficiosos como ácido fólico y sobre todo mucha fibra. Es muy bajita en hidratos de carbono así es que es muy buena para acompañar dietas hipocalóricas.

Canelones de Berenjena

Ingredientes:

  • 2 berenjenas cortadas en láminas finas
  • 1 taza de ricota o requesón
  • 1 taza de mozzarella rallada
  • 1/4 de taza de queso parmesano
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de tomate natural (para poner en la base de la bandeja)
  • sal, pimienta y orégano.
  1. Pon las láminas de las berenjenas en una bandeja, sobre papel vegetal, sala y reserva 15 minutos. Una vez que suden, secalas con una servilleta y pon al horno a 200º arriba y abajo, 15 minutos.
  2. prepara la mezcla con la ricota, mozzarella, los huevos y la mitad del parmesano. Reserva
  3. Cuando tus berenjenas estén listas y ya puedas cogerlas con las manos, las vas rellenar con la mezcla y las pondrás en la bandeja con la base tomate. Las dispondrás como si fueran canelones.
  4. Espolvorea con lo que resta de parmesano y mete al horno durante 15 minutos a 200º o hasta que puedas pinchar la berenjena y estén doradas

Esta es un comida completa, no necesitas nada más para acompañar.

¿Cómo cambiar hábitos alimenticios?

¿Cómo cambiar hábitos alimenticios?

Cuando empieza el año, nos llenamos de nuevas intensiones, esas ideas que tenemos dando vueltas de hacer cambios, parece que la fuerza del año nuevo nos regala la oportunidad de ponerlas en práctica, pero luego, cuando nos ponemos a ello, parece que no es tan sencillo y así lo vamos posponiendo.

Nuestro cerebro odia los cambios de hábitos, porque son sumamente incomodos y estresantes y, como vivimos en un mundo donde precisamente, es el estrés lo que más abunda, nos resulta muy cuesta arriba asumir nuevos reto. Sin embargo, cuando los conseguimos, es gratamente satisfactorio.

Yo empecé este año con el propósito de eliminar de mi dieta el azúcar y hacer una limpieza de cereales, sobretodo refinados. Cuando empecé me sentí totalmente perdida, no sabía qué comer, ni como llenar mi estómago, imagínate por un momento: yo, que trabajo día a día acompañando y enseñando a personas a comer ¡me sentí totalmente perdida!. Me dí cuenta que no era más que una artimaña de mi cerebro para dejar el propósito y volver a mi zona de confort, a lo conocido.

Hoy llevo 10 días sin tomar azúcar, ni cereales y ya me siento cómoda, además que estoy consiguiendo mi propósito, sentirme más ligera, limpia y menos dependiente del dulce.

Por su puesto que esto no es para siempre, volveré a comer cereales integrales, pero de seguro lo haré con más consciencia, menos atomatizado, más pausada y con menos ansiedad.

Cuando quieras hacer un cambio de hábito, primero debes de tener muy claro que es lo que te molesta de tu situación actual. ¿Alguna vez te ha molestado una etiqueta de tu ropa, en el cuello, o de un lado de la blusa o en el pantalón? Esa molestia que es continua y sin embargo tardas un montón en buscar la tijera para cortar la etiqueta, hasta que un día la arrancas, aunque rompas la prenda y luego te arrepientas ¿Te ha pasado? Pues ese es el punto que debes buscar ¿Qué te está molestando de tu situación actual? ¿Qué quieres cambiar?

Y seguidamente busca tu ¿Para qué? ¿Para qué quieres cambiar de hábitos alimenticios? ¿Qué beneficios vas a conseguir con este esfuerzo? Por que esto será la motivación que te ayudará a aguantar todas las artimañas de tu mente para no hacer nada, para no moverte de tu zona de confort.

Si no hay una etiqueta que te moleste lo suficiente para buscar la tijera y no arrancarla para luego arrepentirte y, si tus “paraqués” no son de suficiente peso para estar un tiempo incomoda y para cambiar prioridades y sacrificar otras, te invito a que sueltes esa intención, porque no deja de ser un debería más en tu lista y eso solo va hacer que te sientas frustrada y muchas veces agotada de tener una tarea en tu lista de intenciones que no vas a tachar.

Aprovecho para comentarte que, si dentro de tus propósitos para el 2020 está el de aprender a cuidarte desde un lugar diferente, te ofrezco estas opciones:

Taller de Nutrición Consciente y MLC ©

Te ofrezco un ciclo de tres talleres para explorar una nueva relación con la alimentación desde un nuevo sitio donde la nutrición suponga nutrir tus células y nutrir tu alma para reaprender a combinar alimentos y a conocer aquellos que nos nutren y aquellos que nos restan energía.

Exploraremos la relación con la alimentación desde la escucha del lenguaje del cuerpo y de las emociones a través del trabajo corporal basado en el Método de Liberación de las Corazas (MLC©).

Mas información AQUÍ

Entrevista gratuita de 30 minutos

Te propongo hacer una entrevista gratuita de 30 minutos, así me cuentas que estás buscando y te explico cómo te puedo ayudar.

Mas información AQUÍ

Tortitas de coco

Tortitas de coco

El coco es una fruta muy baja en hidratos de carbono, debido a su bajo contenido en fructosa. Es muy rico en fibras y minerales como magnesio, hierro, potasio, fósforo y vitaminas C y E.

Es ideal para acompañar en dietas hipoglicémicas o bajas en azúcar y además ayuda a bajar los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre. La harina de coco es una alternativa ideal para los celíacos o intolerantes al gluten, también para las personas que deseen hacer una dieta libre de hidratos de carbono, por ejemplo para diabéticos.

Tortitas de coco

Ingredientes:

  • 30g de harina de coco
  • 1 taza de leche vegetal
  • 3 huevos

Mezcla todo. Debe quedarte la consistencia de la harina para hacer tortitas. Si ves que tu mezcla es muy aguada o muy espesa, incorpora más harina o más liquido. Yo las he hecho muchas veces y depende de la marca de la harina o la leche vegetal que uses, puede cambiar la consistencia. Una vez que consigas la masa, pon en una sartén, untada con un poco de ADOVE y vierte la mezcla cuando la sartén este muy caliente, espera que se cocine y puedes dar la vuelta a la tortita.

Acompaña con un poco de miel o tahín o simplemente solas con deliciosas por su ligero sabor a coco.

Calorías no es igual a nutrientes

Calorías no es igual a nutrientes

Si te digo que un donnut tiene las mismas calorías de 80 gramos de almendras ¿Qué dirias? ¿Son iguales las calorías de un donnut que la de 80 gramos de almendras? Esta es una duda muy frecuente en mis clientas. La respuesta es no. Así que, calorías no es igual a nutrientes entonces, ¿cuál es la diferencia?.

Es importante saber de dónde viene cada caloría, la procedencia de los alimentos que comemos y los nutrientes que nos aportan, porque eso va hacer la diferencia del efecto que esas calorías tienen en el organismo

Saber que el mismo tipo de alimentos puede tener diferentes tipos de calorías, nos da información de cómo va actuar en nuestro cuerpo. No es lo mismo una caloría que procede de un arroz integral cuya fibra hace que índice glucémico sea menor, que un arroz refinado con un alto índice glucémico, porque en el proceso de refinamiento le han quitado la fibra y tendrá mayor facilidad para almacenarse en forma de grasa, aunque los dos presenten más o menos el mismo número de calorías, no funcionan igual.

Debemos de tener en cuenta aquellos alimentos que nos aportan calorías que proceden de alimentos reales: hidratos de carbono integrales, proteína animal y vegetal, frutas, verduras y grasas saludables, para tener un correcto aporte de micro y macro nutrientes.

Los alimentos superfluos o las llamadas «calorías vacías» solo nos aportan calorías y lamentablemente un ultimo estudio llevado a cabo por el National Institute of Health en USA, reveló que el 40% de los alimentos que consumen los niños y adolescentes aportan una enorme cantidad de calorías vacías, destacando entre ellos los refrescos, zumos de frutas, postres lácteos, pizzas, etc.

¿Qué hacer para consumir calorías de buena calidad?

  • Tomar vegetales y frutas, crudas y cocidas como principal fuente de vitaminas e hidratación.
  • En cuanto a las proteínas elegir preferiblemente los pescados blancos y azules los más pequeños como boquerón o sardinas. Carnes blancas procedentes del pavo y el pollo, legumbres, frutos secos y semillas.
  • Dentro de los hidratos de carbono, es importante que prioricemos los alimentos integrales, por su aporte en fibra, vitaminas uy minerales.
  • Y en cuanto a las grasas, priorizar la cantidad correcta de grasas polinsaturadas: aceite de oliva virgen, aguacate, semillas y frutos secos.

Hacer las paces con la comida

Si has leído mi blog, ya habrás podido entender que la mayoría de las veces no comes por hambre, sino porque a una emoción no resuelta como miedo, rabia, tristeza, frustación o aburrimiento, entre otras, le ponemos el nombre de ansiedad y nos empuja de alguna manera a comer.

También tenemos que reconocer que la comida es un placer, que solo con querer sentirlo nos lleva a comer sin hambre. En este artículo pretendo mostrarte algunas estrategias que puedes seguir para convertirte en una persona más consciente, capaz de observar y regular sus emociones, sin tener que recurrir a la comida.

Date permiso para comer. Aprende a decidir qué comer y disfruta lo que decidas. Si quieres comprobar congnitivamente si lo que estas comiendo es bueno para ti, hazte esta pregunta ¿esto que he elegido para comer me ayuda a cuidarme y respetarme ahora?, esta respuesta es mucho más poderosa de lo que te puedas imaginar.

 

Bizcocho de plátano macho

Bizcocho de platano macho

Una excelente opción de meriendas para los niños y las mamis es este bizcocho de plátano macho. Un versión diferente al pan de plátano verde que puedes conseguir también pinchando AQUÍ

Es super sencillo de preparar y con muy pocos ingredientes, no tiene hidratos de carbono, ni gluten, ni azúcar y te prometo que esta delicioso, nadie sabrá de qué esta hecho, pero te prometo que se lo va comer toda la familia.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 2 plátanos machos verdes
  • 2 cucharadas de agave
  • 2 cucharadas de harina de almendra
  • 1/2 cucharadita (tamaño de café) de polvos para hornear
  • chispas de chocolate o chocolate rallado o 1/2 cucharada (tamaño postre) de cacao puro. Si escoges esta última opción porque es la que tienes en casa, añade 2 cucharadas de agua hirviendo.
  1. La preparación lo más fácil ¿preparada? pela los plátanos machos con la ayuda de un cuchillo y corta en trozos pequeños para triturar mejor, ahora pon todos los ingredientes en el recipiente del minipime y tritruta hasta que todo este con la consistencia de una masa de biscocho
  2. Coloca en un recipiente pequeño, tipo plum cake y al horno a 180º por 30 minutos.

3 Pasos para mejorar tu relación con la comida

EBOOK

Te informo de que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Karina Varela como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Mailchimp (proveedor de email marketing) a través de su empresa Mailchimp, ubicada en Atlanta, GA 30308 USA y acogida al EU Privacy Shield. Ver política de privacidad de Mailchimp. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en cualquiermomento info@karinavarela.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi politica de privacidad

CERRAR

EBOOK GRATUITO